Carabineros dispara hiriendo de gravedad a familia Mapuche

Miguel HuenchuñirCaravana de policías lanzaron disparos en Tirúa durante la tarde de ayer, hiriendo a un vecino que se trasladaba en su camioneta por la ruta Curapaillaco-Ralum, con su esposa e hijo de 2 años y 10 meses. El incidente se desarrolló a las 19:50 horas del jueves 30 de marzo, a 10 kilómetros de distancia con los incidentes que dejará a dos carabineros lesionados durante ese día.

“yo tomé a mi guagua, como lo traía en brazos y la escondí, en eso mi marido me dice: me dispararon, me dispararon” relata Marisol Maril, esposa de Miguel Huenchuñir, conductor de la camioneta que resultará impactada con dos disparos por la ventana del conductor y por el parabrisas, dejando con lesiones de consideración al agricultor oriundo del sector de Curapaillaco, que aún mantiene los perdigones en su cuerpo por la profundidad en que interceptaron y presenta disminución de la visión por la ruptura de vidrios sobre su rostro.

El hecho aconteció mientras la familia se dirigía a la iglesia Ejército Evangélico de Chile, a la cual pertenecen. En ese trayecto, se cruzan con la caravana de Carabineros de Chile compuesta por dos vehículos blindados de Fuerzas Especiales, y una camioneta roja, la cual perpetuó los disparos, sin provocación y estando ambos vehículos transitando por la calzada. A la misma vez, se han denunciado ruidos de disparos que se escuchaban en diferentes direcciones por todo el sector, y durante horas.

Relato de los hechos

Miguel Huenchuñir, víctima de los disparos relata el hecho: “Yo iba camino a la iglesia con mi señora y mi niño, nos encontramos con blindados, más con una camioneta que yo creo que eran detectives, como iban juntos, varios vehículos. Antes de cruzarnos con ellos, como ha cien metros, sentí varios tiros, luego yo pase dos blindados y de repente pasé a una camioneta roja, y yo sentí dos tiros”, herido y asustado continuó la conducción aun cuando tenía dificultades para ver y se encontraba herido, se dirigió al hogar de su madre, cercano al lugar de los eventos, y desde donde fue trasladado a la posta del sector a la que arribó a las 20:20 horas.

Marisol Maril, esposa de Miguel y copiloto de la camioneta afectada, también relata el mismo evento: “cuando veníamos pasando por el lado de ellos, pasaron dos blindados y una camioneta roja doble cabina que iba atrasito de ellos, ellos levantaron la mano hacia arriba y yo nunca pensé que nos iban a disparar y sacaron un revolver”, bastante afectada por lo ocurrido relata que los disparos se realizaron mientras los dos vehículos iban en movimiento, en sentido contrario de la calzada, y donde ninguno se detuvo ni intercambió interacción alguna.

Tras el incidente, no se detuvieron debido a la decisión de Miguel de: “no me puedo detener, porque si nos quedamos aquí quizás nos siguen dando” parafrasea Marisol, de esta forma siguieron su camino hasta la casa de su madre, que quedaba en el trayecto a la iglesia evangélica donde se disponían a participar.  Dedicando su atención al estado de salud del bebé de 2 años que transitaba con ellos, como comenta Marisol: “mi hijo se apegó a mí, se quedó dormido y todavía está durmiendo”.

La primera persona en ver el estado de la camioneta fue Elva Leviqueo: “yo lo vi primero, y él se baja de la camioneta y me dice mamá me dispararon” comenta la madre de Miguel.  Lo primero que notó fue que tenía las manos con sangre, y él aseguraba que no podía ver bien. Desde ese momento, se llama a Jovina Maril quién toma las primeras fotografías al vehículo a las 20:10 horas.

 “Yo sentí muchos balazos…desde las 19:30 en adelante comenzaron a balear a balear, como que querían disparar a los animales, yo creo que eso pensaron que éramos animales, y nosotros no somos animales somos personas” declara Jovina, quien identifica aproximadamente que a 1 kilómetro y 200 metros de distancia se sentían balazos cuando llegó a la casa de Elva Leviqueo.

 Aparente venganza

En el camino de Curapaillaco- Relum, en el sector de Curapaillaco y según relatan los hechos se escuchaban balazos desde las 19:30 horas, los mismos que al pasar próximos a la camioneta que transportaba a la víctima y su familia, se vio impactada por dos disparos a mansalva, los cuales quebraron el vidrio del lado del conductor, y causaron una ruptura en el parabrisas, que impactó en los ojos de la víctima, además de los perdigones que aún mantiene incrustados en su cuerpo.

Hasta el hogar de Elva, donde se encuentra congregada la familia y apostado el vehículo afectado, se desplazó el alcalde de la comuna Adolfo Millabur, tras recibir llamado el llamado de la familia, donde constató el estado de consternación en el que se encontraban, como comenta: “He constatado el hecho que relata la familia y nada faculta a la institución de Carabineros para actuar de esta manera y disparar a alguien solamente por ser mapuche, estoy realmente muy preocupado por lo que está pasando y es necesario esclarecer estos hechos” precisó.

Los disparos ocurrieron horas después de los incidentes que dejará a dos carabineros heridos, y que se encuentra en investigación, tema por el que se manifestó el alcalde, “por una parte lamento lo ocurrido durante el día de hoy, al enterarme por la prensa de los uniformados lesionados, pero nada justifica el actuar de carabineros, les hago un llamado a la cordura” comentó Millabur.

Por su parte, la familia Huenchuñir- Maril no logra explicarse los hechos, asegurando que nunca han tenido problemas en el sector con Carabineros. Marisol comenta que “yo defendía a los carabineros, cuando alguien hablaba mal de ellos yo los defendía pero nunca pensé que ellos podían hacer eso”, comenta que la caravana nunca interaccionó con ellos, ni les solicitó detenerse, “los Carabineros dicen que cuidan al país pero realmente no lo están haciendo, si están disparando así al aire libre”, asegura Miguel Huenchuñir.

En tanto, Elva Leviqueo solicita justicia por este incidente que puso en riesgo la vida de su hijo, y asegura que nunca imaginó que podía suceder, “ellos no pueden andar haciendo eso que encuentran gente por el camino y le van a seguir disparando, si hubieran muerto a mi hijo en ese momento como hubiera estado yo, y eso es lo que yo pido, que hagan justicia”, asegurando que como familia continuarán con las acciones necesarias para denunciar estos hechos.

Por Paola Henríquez Lagos

Periodista Mapuexpress

Comparte esta información...
Share on FacebookEmail this to someonePin on PinterestDigg thisPrint this pageTweet about this on Twitter

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *