Camila Maturana: “No queremos que las leyes sigan castigando a las mujeres por sus decisiones”

57581eb9-5124-47fb-a5d8-1dd352ea440b-1200x661En Mujeres en Sintonía conversamos con la abogada de Corporación Humanas e integrante de la Mesa de Acción por el Aborto, Camila Maturana, sobre la movilización nacional #NoBastan3Causales el próximo 25 de julio.

En el espacio radial de la Red Chilena contra la Violencia hacia las Mujeres conversamos con Camila Maturana sobre la histórica demanda por la autonomía y soberanía del cuerpo de las mujeres, traducida en el derecho a decidir cuándo ser madre. Al respecto, la abogada fue enfática en señalar que “las decisiones de las mujeres no pueden ser materia de la esfera penal, no puede estar criminalizada una mujer por decidir respecto de su vida, en base a sus propias circunstancias”.

En 1935 el Movimiento Pro la Emancipación de la Mujer Chilena (Memch) interpelaba a las autoridades a precouparse del “angustioso problema que significa para la mujer obrera o privada de recursos el embarazo o alumbramiento excesivamente repetido”, cuyas consecuencias eran abortos clandestinos, enfermedades, o muerte del recién nacido.

“La mujer tiene derecho a la maternidad consciente, o sea solamente, voluntaria en aquellos casos en que su estado de salud y condiciones económicas se lo permitan”, cerraba el manifiesto de 1935, firmado por Elena Caffarena y María Antonieta Garafulic. Hoy, luego de 83 años las mujeres sostienen una organización permanente que cada 25 de julio se vuelve un hito: la movilización nacional por el derecho al aborto libre.

Para Camila Maturana, resulta “muy frustrante que haya pasado tanto tiempo y pareciera que las condiciones de vida de las mujeres, en términos de la capacidad de decidir, no han cambiado”.

Es por eso que desde 2013 diversas agrupaciones articuladas en la Coordinadora Feministas en Lucha convocan a una movilización nacional por el derecho al aborto libre, seguro y gratuito para todas. La sexta marcha acuñó el #NoBastan3Causales y es convocada por la Marcha Mundial de Mujeres, Mesa Acción por el Aborto en Chile, Pan y Rosas, Colectivo Las Otras, Observatorio Contra el Acoso Callejero, Colectivo Quimera y la Coordinadora 8 de marzo.

Camila, integrante de la Mesa de Acción por el Aborto explicó que esta movilización surge de la “demanda feminista central por el reconocimiento y protección de los derechos sexuales y reproductivos; por la deconstrucción de la maternidad como mandato social obligatorio; y por la recuperación del cuerpo como primer territorio para el ejercicio de los derechos”.

Aborto legal en Chile: un derecho objetado

A propósito de la reciente legislación que despenaliza la interrupción voluntaria del embarazo en tres causales, la abogada feminista señaló que “es un derecho que a menos de un año de promulgada la ley, ya vemos que enfrenta barreras tremendas para su ejercicio”.

Camila se refirió a los avances de los fundamentalismos religiosos y explicó que con la disputa de visiones ya instalada “el punto es cómo las sociedades enfrentan que existen distintas posturas, creencias y cómo convivimos quiénes tenemos distintas posiciones sobre esto, en el contexto de una sociedad democrática”.

En esa misma línea, la abogada criticó la legislación actual. “Los derechos de las mujeres no pueden ser reconocidos por pedacitos, deben ser reconocidos de manera plena y eso exige reconocer y legislar respecto del aborto a decisión de las mujeres. No podemos seguir siendo criminalizadas, estigmatizadas, castigadas social o juridicamente por las decisiones que tomamos, eso debe estar en el centro de la discusión. Una ley de esas características no va a forzar a nadie a cambiar sus creencias, lo que va a permitir es que las distintas posiciones tengan cabida y protección”, señaló.

La activista feminista se refirió a las graves consecuencias de la objeción de conciencia, como barrera para que mujeres en situaciones extremas accedan a la interrupción del embarazo. A juicio de Camila, existe un doble impacto: simbólico y práctico.

“Que el Estado diga ‘vamos a proteger a las mujeres y niñas solamente en estas tres causales, pero a la vez les vamos a poner una barrera, porque le vamos a permitir a los médicos y a otras integrantes de los equipos de salud, incluso a las clínicas privadas y sociedades anónimas de salud no realizar estos procedimientos’, en el fondo esa decisión de las mujeres igual está en cuestión, y eso muy grave”, explicó.

Por otra parte, en relación a los efectos materiales del protocolo de objeción de conciencia, la abogada dijo que “la realidad es mucho peor de lo que pensamos cuando la ley se estaba discutiendo. Hoy en Chile casi la mitad de los médicos obstétras que trabaja en hospitales públicos se acoje a la objeción de conciencia, uno de cada dos obstétras que trabaja en hospitales públicos hoy en día no está dispuesto a interrumpir el embarazo de una niña que ha sufrido violencia sexual y esa es una barrera brutal”.

Por último, Camila Maturana valoró el actual contexto de movilización y avance feminista, destacándolo como un “momento histórico” en cuyo eje están las demandas contra la violencia hacia las mujeres, pero también la autonomía por el cuerpo y la sexualidad.

“En esta movilización feminista global el derecho a decidir tiene un lugar muy relevante, por lo tanto, como es además una movilización global, lo que han hecho las compañeras argentinas tiene un impacto enorme para nosotras acá y para las mujeres en otros paises de la region que siguen viviendo en estas leyes punitivas. Nos da mucha esperanza y hay que atender a cómo fue esa discusión, esa fue una demadna feminista que no dejó en ningún momento de estar en la calle”, cerró la abogada, haciendo un llamado a movilizarse este 25 de julio y a no confiar en otros las reivindicaciones históricas de las mujeres.

Fuente: Red Chilena contra la Violencia

Comparte esta información...
Share on Facebook
Facebook
Email this to someone
email
Pin on Pinterest
Pinterest
Digg this
Digg
Print this page
Print
Tweet about this on Twitter
Twitter

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *