Brasil: distribuyen textos combatiendo la reforma política y acusando a la Conferencia de los Obispos

reformaPanfletos apócrifos acusando a la Conferencia Nacional de Obispos de Brasil (CNBB) de apoyar “ideales totalitarios” vienen siendo distribuidos frente a las iglesias de Natal (Estado de Río Grande do Norte). La CNBB estaría actuando conjuntamente con “cosas”, como la CUT [Central Única de Trabajadores/as], la UNE [Unión Nacional de Estudiantes], Contag [Confederación Nacional de Trabajadores/as de la Agricultura] y el Movimiento de Trabajadores Rurales Sin Tierra (MST). “No necesitamos de reforma política en este momento”, declara el texto sin autoría. Se enviaron ejemplares para conocimiento de la CNBB, en Brasilia.

La Conferencia (CNBB) y la Orden de los Abogados de Brasil (OAB) fueron algunas de las primeras organizaciones que adhirieron a la Coalición por la Reforma Política Democrática y Elecciones Limpias. La recolección de firmas es una orientación de la CNBB, siendo realizada en las parroquias de varios estados. La Coalición reúne a más de 100 entidades y pretende recolectar 1,5 millón de firmas, para presentar al Congreso Nacional un Proyecto de Ley de Iniciativa Popular.

Según texto del panfleto, el financiamiento público de campañas electorales va a permitir que el “petismo persiga al empresario.”

En entrevista con Adital, el diácono Francisco Adilson da Silva, asesor del Sector Social de la Arquidiócesis de Natal, comenta que los panfletos son algo “normal” y son parte del proceso democrático. Aunque no lleve firma, él cree que son de autoría del mismo grupo que es parte del “Fuera Dilma” [en referencia a la presidenta Dilma Rousseff].

Silva informa que el proceso de cuestionar la política ya viene desde 2011, con las Semanas Sociales Brasileras (SB), eventos que apuntan a democratizar y promover la participación de los pobres y excluidos. Es cuando comunidades eclesiales, movimientos sociales, pastorales, organismos y la sociedad civil se reúnen para reflexionar sobre los acontecimientos sociales, políticos y económicos del país. El tema de la SB de 2011-2013 fue: “La participación de la sociedad en el proceso de democratización del Estado – ¿Estado para qué y para quién?”.

El diácono esclarece que la reforma política va mucho más allá de la reforma electoral. “Hoy, quien manda en el Congreso es el poder económico. Es preciso, sin embargo, mover cambios en los tres Poderes. Particularmente, veo al Judicial como el más podrido, pues es el más ciego para reconocer el derecho de los pobres, ya que está comprometido con los grandes”, declara.

Para él, no todas las personas entienden la cuestión de la reforma política y muchas de ellas no tienen acceso a las discusiones. Los medios de comunicación tendrían un papel importante en este debate, sin embargo, los medios han difundido discursos orientados hacia determinados intereses. Él comenta que la Red Globo [de Televisión] y otras grandes emisoras están actuando sin imparcialidad, “empujando al pueblo en contra de sí mismo, gente trabajadora, asalariada que sigue la ola”.

Un ejemplo de manipulación sería la cuestión de la reducción de la edad de imputabilidad. El diácono cita el hecho de que personas que tienen hijos jóvenes, saben de la dificultad de educar, pero aún así han apoyado el proyecto, sin entender la cuestión. Para él, la violencia es una cuestión estructural, que no se resuelve disminuyendo la edad de imputabilidad. “Después, tendremos que reducir hacia 14 años, en seguida, hacia 12 años”, explica.

Silva revela que muchas personas han buscado la fe para satisfacer necesidades materiales. “Hoy, se estimula mucho el consumo”, dice. Es la llamada “Teología de la Prosperidad”. Una fe de manera individualista, lo que dificulta trabajar las cuestiones sociales dentro de la Iglesia.

Para el diácono, el gobierno actual hizo la inclusión por el consumo, incluyó una franja de la población que estaba en la pobreza. “Veo la diferencia de la miseria de la década de 1980 con la de hoy”, destaca. Sin embargo, a pesar de los avances, él señala que el gobierno debe ir más allá y promover también cambios en educación, salud y seguridad. Resalta que el cambio incomodó a otra franja de la población, una elite que es más “conservadora” y que no acepta, por ejemplo, la reforma agraria. “Sin embargo, países que se desarrollaron tuvieron que pasar por la reforma agraria”, destaca.

“Ya mejoramos bastante si comparamos con el pasado. Hemos cambiado para mejor”, dice Silva. Según él, actualmente, hay una consciencia más aguzada en relación con los derechos de las personas. Pero todavía hay un largo proceso y la fe es parte de ese camino. “La fe no puede estar desvinculada de la realidad. La fe concreta ayuda en la construcción de la vida, si no contribuye hacia la realidad, entonces es una fe en vano”, concluye.

Fuente: ADITAL

Comparte esta información...
Share on FacebookEmail this to someonePin on PinterestDigg thisPrint this pageTweet about this on Twitter

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *