BBC Mundo: Los medios chilenos en tela de juicio por cobertura post terremoto

Como mucha gente viene constatando, la calidad de los grandes medios de comunicación chilenos deja bastante que desear, sensación que se ha multiplicado con algunas dudosas prácticas periodísticas que hemos observado en la cobertura de las consecuencias del terremoto y posterior tsunami. Para mostrar que no somos los únicos que lo decimos, les entregamos un artículo aparecido en la web de BBC Mundo. Paralelamente, un grupo de ciudadanos está haciendo circular una carta para manifestar su profunda molestia por la forma en que los canales de televisión han dado cobertura a la tragedia que ha enlutado a nuestro país.

Tiendas en el centro de Santiago que cerraron sus puertas por miedo a saqueos, vecinos armados hasta los dientes con palos y escopetas patrullando sus barrios…

Una psicosis colectiva parece haberse apoderado de muchas zonas afectadas por el terremoto en Chile, hasta el punto que el subsecretario del Interior, Patricio Rosende, informó haber recibido unos 1.000 llamados falsos de saqueos en la capital.

Mientras portales sociales como Facebook y Twitter rebosan con mensajes de gente avisando sobre supuestos asaltos y destrozos, alimentando aún más las llamas.

Muchos apuntan que los culpables de fondo de este clima de histeria son los medios de comunicación por exagerar la cobertura sobre los casos de pillaje.

(”Hay medios que informan de saqueos o asaltos masivos y eso genera una histeria colectiva”, dijo el colaborador de BBC Mundo, Rodrigo Bustamante, desde Santiago, agregando que sectores comerciales enteros cerraron sus puertas por temores -infundados- a saqueos).

Pero otros dicen que simplemente informaron sobre lo que ocurrió en realidad en el terreno.

“Basta recorrer las calles desiertas de Concepción para ver la evidencia de los saqueos: todas las grandes tiendas y supermercados tienen signos de destrozos intencionales. Vidrios rotos, mostradores arrancados y restos de mercadería por el piso”, contaba la enviada especial de BBC Mundo, Valeria Perasso, a esa ciudad.

SENSACIONALISMO

Entonces, ¿tienen los medios la culpa?

Según Eduardo Arriagada, profesor de periodismo de la Universidad Católica de Chile, éstos al comienzo informaron con cierta dosis de sensacionalismo sobre el caos, generando un efecto imitación al igual que ocurrió durante los disturbios en Venezuela por la crisis política y económica que atravesó el país en los años ´90.

Las imágenes de reporteros “empotrados” en las turbas, informando sobre saqueos como si se tratara de una zona de guerra, inundaron los televisores y eran retransmitidas una y otra vez.

Casi nunca se matizó que, en muchos casos, se trataba de la misma imagen (léase una versión de lo que muchos critican que ocurrió en Haití durante el terremoto que sufrió en enero).

“El martes por la tarde los medios finalmente rectificaron. Ahora en vez de mostrar saqueos, muestran militares repartiendo alimentos, y los diarios hacen énfasis en la solidaridad en sus portadas de esta mañana”, dijo Arriagada a BBC Mundo.

GOBIERNO BAJO LUPA

Los medios chilenos ahora muestran más soldados repartiendo ayuda que saqueos.
Sin embargo, el experto añadió que el fuego, aunque atizado por los medios, fue prendido por el Gobierno al reaccionar lentamente a la catástrofe, dejando lugares como Concepción como tierra de nadie dos noches consecutivas, dando la impresión a la gente de que la ayuda no llegaría.

“Los primeros soldados sólo llegaron el lunes y fueron tan pocos que había imágenes de ellos mirando impotentes mientras la gente desvalijaba los comercios, lo que aumentó aún más la sensación del sálvese quien pueda”, agregó Arriagada.

Muchos sostienen además que los medios, al ser los primeros en llegar a muchas zonas afectadas, empujaron a las autoridades a reaccionar más rápidamente de lo que habrían hecho.

Eso ocurrió sobre todo en áreas costeras azotadas por el maremoto, muchas de las cuales –valga el comentario- no fueron avisadas por el gobierno de que estaban en peligro.

Tal como escribió Andrés Azócar, director de la Escuela de Periodismo de la Universidad Diego Portales, “seguro, hubo estaciones que los repitieron en exceso, que alimentaron sus notas con música de terror y le agregaron entrevista efectista”.

Pero destacó que “la real dimensión de la crisis fue descrita por los medios antes que por las autoridades”, concluyendo que la crítica se ha exagerado.

Por Alfonso Daniels

Fuente: BBC Mundo

CIUDADANOS MOLESTOS CON LA COBERTURA QUE SOBRE LA TRAGEDIA ESTÁ REALIZANDO LA TELEVISIÓN CHILENA

Somos un grupo de ciudadanos que quisiéramos manifestar nuestra profunda molestia por la forma en que los canales de televisión han dado cobertura a la tragedia que ha enlutado a nuestro país.

Tenemos plena conciencia del rol informativo y de apoyo que deben cumplir los medios en estas circunstancias, y reconocemos su ayuda en la búsqueda de personas, la identificación de zonas damnificadas, entre otras acciones positivas.

Sin embargo, es en virtud del rol social que cumplen los medios de comunicación masiva y de la influencia que ellos tienen sobre el estado de ánimo de las personas y sobre sus emociones, que consideramos gravísimo el cariz que ha ido tomando la entrega informativa. Por razones que evidentemente tienen relación con el rating de los canales, éstos han enfocado sus transmisiones en lo peor de este horrible desastre, repitiendo una y otra vez las mismas escenas de desolación, dolor, impotencia y destrucción.

No obstante, todos sabemos que en este contexto dramático, también se han producido y no dejan de producirse situaciones y acciones de solidaridad, contención, compañerismo. Así como en algunas ciudades hay gente que está realizando actos de saqueo, otros están poniendo a disposición de los vecinos techo y comida. Así como hay personas que han perdido a todos sus seres queridos, otras familias han logrado reencontrarse después de horas y días de búsqueda. Así como hay personas que fallecieron bajo los escombros de casas y edificios, otras han podido ser rescatadas.

Instamos con fuerza a que los medios pongan toda su plataforma comunicacional al servicio de una reconstrucción anímica, individual y colectiva, en aras de no hacer aún más cruenta esta tragedia y promover un pronto apaciguamiento de los ánimos.

Los chilenos ya han comprendido la magnitud del desastre que ha azotado a nuestro territorio. Y creemos que no es necesario sumar a esta situación un terremoto anímico de consecuencias nefastas para el esfuerzo que todos y cada uno de los chilenos deberá desplegar en los próximos tiempos, en pos de la reconstrucción del país.

Comparte esta información...
Share on FacebookEmail this to someonePin on PinterestDigg thisPrint this pageTweet about this on Twitter

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *