Avalancha de candidaturas

Por Wilson Tapia Villalobos

Es un verdadero tsunami. Definitivamente son nueve las candidaturas a la Presidencia de la República.  La elección será en noviembre y ya todos preparan sus aperos.  Algunos con mayor dedicación -y recursos- y otros casi por cumplir ¿Con qué?  Las respuestas pueden ser varias.  La mayoría coincide, sin embargo, en que colocar en el currículo “candidato a Presidente de Chile” es un plus que infla el ego.

Esta profusión de presidenciables es nueva en Chile. Pero, de algún modo, refleja la realidad de un país que dice ufanarse de su democracia, pero a la que muy pocos conocen.  Y, menos aún, saben cuál es su significado profundo, independiente de los maquillajes que le han puesto quienes ejercen el poder…y, obviamente, aspiran a seguir haciéndolo.

Es curioso ver cómo las dos opciones que parecen tener mayores posibilidades de triunfar se diferencian, en los hechos, por cuestiones secundarias.  En las relevantes, las promesas chocan con la realidad actual o reciente, generada por ambos bloques. Tanto la Alianza por el Cambio como la Nueva Mayoría -ex Concertación por la Democracia-, han tenido la oportunidad de ejercer el poder.  Y, en términos reales, poco han hecho por terminar con una de las lacras que exhibe hoy Chile: la falta de equidad. Lo que ha ocurrido en estos últimos cuarenta años -17 de dictadura y 23 de rescate democrático- ha sido una permanente profundización del sistema neoliberal.  Del cual, dicho sea de paso, Chile fue el primer laboratorio en que se probó a fondo a nivel mundial.

Respecto de Evelyn Matthei y de la ex presidenta Michelle Bachelet resulta conveniente resaltar el empeño que hace la vida por mantenerlas unidas. Las dos hijas de oficiales de la Fuerza Aérea de Chile (FACH).  En su infancia departieron como lo hace el conglomerado que gusta llamarse a sí mismo “la familia militar”.  Luego, la historia las separó. Y a sus padres generales los colocó en trincheras opuestas. Uno estaba a favor de la dictadura.  El otro creía en la vocación constitucionalista de las FF.AA. chilenas. Fernando Matthei terminó su carrera siendo Comandante en Jefe de la FACH y miembro de la Junta Militar. Alberto Bachelet murió víctima de las torturas que le infligieron sus propios camaradas de armas. Entre sus hijas, las diferencias no son sólo ideológicas. Evelyn es una mujer de carácter volátil. Michelle, por su parte, muestra la empatía con los ciudadanos como su principal argumento político electoral. A ambas las une ser alternativas excluyentes dentro de su conglomerado. Claro que una es hoy candidata por descarte y la otra ganó esa posición en primaras.

Después de las abanderadas de las dos principales coaliciones del país, parece adecuado mencionar a Marco Enríquez Ominami (39). Ya tiene  experiencia en estas materias.  Fue postulante en la anterior elección de 2009. No pasó a segunda vuelta, pero en la primera su votación superó un decoroso 20%. Sus planteos programáticos se encuentran compendiados en el libro “Por un nuevo Chile: Propuestas para un debate ciudadano”. En 163 páginas, se defiende la necesidad de elaborar una nueva Constitución y entre las políticas públicas que esgrime está el desarrollo integral.  Éste gira en torno a los conceptos de igualdad, justicia, libertad, democracia social, regionalización, defensa e integración. Su discurso está cargado de cuestionamientos a Michelle Bachelet, su antigua compañera de ruta.  Una inclinación comprensible si es que se considera que en el caudal electoral cercano a la ex mandataria pueden estar votos potencialmente suyos.  Es apoyado por el Partido Progresista.  Hoy, las encuestas no le son halagüeñas ni siquiera para alcanzar la votación de su aventura anterior.

Franco Parisi (46).  Este ingeniero  comercial se define como social liberal. Un concepto estudiadamente anodino.  Egresado de la U. de Chile, sus estudios de Educación Media los inicia en el Instituto Nacional y los termina en la Escuela Militar.  Se lo caracteriza como un personaje de derecha.  Militantes del Partido Renovación Nacional han manifestado su intención de apoyar su candidatura, en desmedro de Evelyn Matthei. Su ideario es más bien estrambótico.  En él se advierte más la intención de sorprender que de aportar soluciones reales.  Como por ejemplo, la obligatoriedad de la enseñanza del ajedrez entre 2° y 8° de la Enseñanza Básica.

Roxana Miranda (46). Dirigente de deudores habitacionales, en 2009 se postuló a una diputación por el Distrito 30. Obtuvo el 2,85% de los votos emitidos.  En 2012 se presenta como candidata a Alcalde por San Bernardo y logra captar el 2,77% de los sufragios.  Encabeza el movimiento “Que el Pueblo mande”. No se conocen encuestas que la mencionen. Y tampoco planteamientos programáticos que vayan más allá del eslogan de su movimiento.

Hasta aquí, cinco aspirantes. Los cuatro restantes quedan para la crónica siguiente. Esta es sólo una muestra. Que puede swe3rvir de orientación o para comprobar que la política puede ser tan laxa como la farándula.

Encuentra y comenta este y otros Aportes en: http://www.wilsontapia.cl

Comparte esta información...
Share on Facebook
Facebook
Email this to someone
email
Pin on Pinterest
Pinterest
Digg this
Digg
Print this page
Print
Tweet about this on Twitter
Twitter

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *