Avalancha de candidaturas II

Por Wilson Tapia Villalobos

La frondosa campaña presidencial chilena continúa mientras el mundo parece correr enloquecido hacia un nuevo enfrentamiento fratricida. Pero Siria está lejos y los deseos de figuración, las ansias de poder, demasiado cercanas.

Mientras allá la historia juega su rol dramático, aquí una candidata presidencial rechaza la posibilidad de pedir perdón por omisiones del pasado. Evelyn Matthei se justifica con que para el golpe militar ella tenía apenas 20 años. Por lo tanto no debe pedir perdón a nadie. Olvidó que la dictadura duró 17 años y ella pudo ser testigo privilegiado de los delitos que se cometían.

Todo esto en medio de una especie de rito sanador que se ha instaurado por el aniversario cuarenta del quiebre de la democracia en Chile. La actitud de la candidata no es novedosa.  Era la que ha mantenido de manera permanente la derecha chilena cuando se la enjuicia por defender una dictadura brutal en que los derechos humanos de miles de compatriotas fueron mancillados  o directamente privados de la vida.  Los cuerpos de muchos de ellos aún no han sido recuperados.  Y las Fuerzas Armadas mantienen silencio sobre el lugar en que fueron ocultados. Peor aún, esas mismas FF.AA. siguen jugando un papel preponderante en la vida política nacional. Aquí no se pudo juzgar al sátrapa del pasado.  El general Augusto Pinochet fue exculpado por los tribunales de justicia y hasta sus latrocinios fueron borrados mediante dictamen judicial reciente. Pero no es el único que ha gozado de trato preferente.  Los militares transgresores de derechos humanos disponen de cárceles especiales. Y un ex comandante en jefe del Ejército era hasta hace unos días el garante de las elecciones, al ocupar el cargo de presidente del Servicio Electoral.

Este es el ambiente en que ya se vive la campaña electoral de noviembre. Y las encuestas ayudan a aportar fervor. El último muestreo realizado por el Centro de Estudios Públicos (CEP), una de las instituciones prestigiosas en el área, señaló que Michelle Bachelet corre con cierta ventaja. Sobre la consulta de a quien le gustaría como próximo jefe de Estado,  la ex presidenta acaparó el 44% de preferencias. Su más cercana contrincante sería Evelyn Matthei, que obtuvo un 12%. Más atrás aparecen Marco Enríquez Ominami y  Franco Parisi, empatados con 4%. Marcel Claude alcanza el 2% de las preferencias. Un 20% no sabe o no contesta. Ninguno de los otros cuatro candidatos restantes es mencionado.

En nota anterior quedé  en deuda con respecto a cuatro candidatos. Aquí van:

Ricardo Israel (52).  Abogado egresado de la U. de Chile.  Se dio a conocer no por su profesión, sino por ser conductor de diversos programas de TV y radio.  Su experiencia política se reduce a una candidatura a Alcalde de la Comuna de Santiago, en 2008.  En aquella oportunidad concitó menos del 10% de los votos y fue apoyado por el movimiento “Chile limpio”. Se estima que detrás del nombre había alguna velada alusión a la desgastada imagen de la política. Se la quiso relacionar, por contradicción, con la necesaria limpieza de la ciudad. Pura creatividad. Hoy es respaldado por el Partido Regionalista de los Independientes (PRI), que en principio iba a apoyar a Jocelyn- Holt.

Tomás Jocelyn-Holt (50). Estudió Derecho en la U. Católica. Fue diputado democratacristiano entre 1994 y 2001. Luego hace otros dos intentos fallidos.  Renuncia a la DC en febrero de 2013 y lanza su candidatura presidencial.  Una especie de premio de consuelo. Lo caracteriza un ceño adusto. En la última encuesta del CEP, este postulante es el único, entre los que no logra concitar preferencias, que los encuestados, en una proporción de 40%, dice haber escuchado su nombre o conocer,

Marcel Claude (56). Economista egresado de la U. de Chile.  Su candidatura es apoyada por el Partido Humanista. Su plataforma electoral está conformada por una fuerte dosis de denuncias, protestas y propuestas para revertir la situación.  Entre las primeras, señala que en la actualidad el 80% de los trabajadores fiscales no tiene contrato de trabajo indefinido, por lo que carecen de aportes provisionales. Entre sus propuestas destaca la vuelta al sistema de pensiones solidario, terminando con el actual de AFP.  También plantea la re nacionalización del cobre, lo que daría recursos suficientes para realizar la reforma educacional que el país necesita. Su principal respaldo se encontraría entre los estudiantes.

Alfredo Sfeir (66). Economista de la U. de Chile. Tiene maestrías y doctorados de la Universidad de Rhode Island y de Wisconsin. También se graduó en la Universidad de Harvard como MBA para Ejecutivos. Es líder espiritual, fundador y presidente del “Instituto Zambuling para la transformación humana”, con sede en Washington y filiales en Portugal, Chile y Bélgica. Es apoyado por el Partido Ecologista Verde. Sus planteamientos programáticos se afincan en resaltar el papel de los valores en la conciencia humana. Su programa está orientado a alcanzar la equidad.  En sus discursos llama a: “No comercializar temas valóricos y éticos”.  Defiende la educación gratuita al sostener que ni ésta ni la salud son bienes de consumo.

Encuentra y comenta este y otros Aportes en: http://www.wilsontapia.cl

Comparte esta información...
Share on Facebook
Facebook
Email this to someone
email
Pin on Pinterest
Pinterest
Digg this
Digg
Print this page
Print
Tweet about this on Twitter
Twitter

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *