Asociación mapuche pide consulta indígena en proyecto Terminal GNL Penco-Lirquén

nuevo recurso3El cuarto recurso de protección en contra de la aprobación del proyecto Terminal GNL Penco-Lirquén Active fue presentado el viernes por la Asociación Indígena Koñintu Lafken Mapu de Penco, junto a los alcaldes de Tomé y Penco. El argumento central de esta presentación es la interrupción del proceso de consulta indígena en el marco de la evaluación ambiental de este proyecto por parte del Servicio de Evaluación Ambiental.
“Mari mari, kompuche”. La voz de María Flores Quilapan se escuchó a través del megáfono, en el acceso del edificio de Tribunales de Justicia en Concepción. Ataviada con sus vestimentas típicas y junto a otras “lamngen”, la presidenta de la Asociación Indígena Koñintu Lafken Mapu de Penco, explicaba los argumentos de la acción judicial que habían presentado.

“Esta lucha la estamos dando hace tiempo. Este recurso es en contra del director regional del SEA por la consulta indígena que se cerró, queremos que la reabran, la consulta tiene que hacerse, porque tienen que escucharnos, tienen que saber los impactos que tendrá esto en la comunidad, esto afecta a toda persona que trabaja en el mar en Penco y en Tomé. No lo queremos en la región”.

Sus palabras fueron escuchadas en silencio y saludadas con gritos y aplausos una vez terminadas, por un el numeroso grupo de personas que acompañó la presentación, la fría mañana del viernes.

Patrocina el recurso, el abogado Alvaro Toro quien explicó que esta acción es una contribución a la lucha que muchas organizaciones están dando, en contra de esta mega empresa energética “ y esperamos que la corte recoja el clamor de las organización mapuche y se sensibilice con las demandas de las organizaciones de la zona”.

En lo sustancial, este nuevo recurso se centra en la fallida consulta indígena que se había iniciado el 30 de octubre de 2015 por parte del Servicio de Evaluación Ambiental en virtud del Convenio 169 y que se terminó por Resolución 214 del 17 de junio del presente año.

En el texto del recurso, se explica que esta decisión del director regional del SEA, Nemesio Rivas se fundamenta “única y exclusivamente en los argumentos de la titular del proyecto, que no pudieron ser contrastados ni debatidos en instancia alguna..”

Por ello, los recurrentes sostienen que el actuar de la autoridad recurrida “fue ilegal, por cuanto aplicó de manera errónea lo señalado en el inciso tercero del artículo 14 de la Ley de Bases sobre Procedimiento Administrativo, dado que no ocurrió en este caso ningún hecho sobreviviente que pudiera justificar un cambio tan drástico en el criterio de la autoridad, que pudiera explicar una decisión tan radical como poner término a una consulta indígena que se encontraba en curso”.

Tres son las garantías constitucionales que se encontrarían afectadas, según plantea el jurista: la igualdad ante la ley, el derecho a la vida, a la integridad física y síquica y el derecho a vivir en un medio ambiente libre de contaminación.

De esta forma se pide al tribunal que ordene que tanto el director del SEA como el presidente de la Comisión de Evaluación Ambiental se abstengan de redactar y firmar el acuerdo del 28 de junio, “por cuanto éste se adoptó sin que se hubiera concluido satisfactoriamente la consulta indígena, terminada de manera ilegal y arbitraria por la autoridad ambiental recurrida”.

Asimismo solicitan al tribunal de alzada una orden de no innovar, argumentando que una vez que se dicte la RCA nada impediría que el titular iniciara obras, “afectando irreparablemente nuestros derechos”.

Alvaro Toro precisó también que esta lucha no se ganará solamente en tribunales “si es que no contamos con una activa participación de todos nosotros en las organizaciones sociales, en la presión, en la exigencia a nuestra autoridades locales que respalden el sentimiento de las organizaciones, por eso es importante que hayan participado los alcaldes, reconocemos que los necesitamos, que todas la fuerzas territoriales y locales se enfrenten a esta empresa y al poder que aprobaron este proyecto”.

Con sentidas palabras, Carmen también integrante de la Asociación Koñintu, habló de la importancia de las yerbas que recogen en el sector donde se emplaza su rehue, frente al mar, en la costa de Lirquén, justo donde se pretende instalar el terminal de GNL.

“Nosotros trabajamos en salud y luchamos por nuestro lawen, no estamos luchando solo porque no se instale, sino por nuestra salud, por nuestro bienestar social que tenemos que tener, de nosotros depende vivir con salud buena y en un buen ambiente. Nuestra medicina mapuche, no puede estar contaminada y por eso luchamos como pueblo , luchamos por nuestra salud, se nos está quitando nuestros recursos naturales para curar a nuestros hermanos, necesitamos esas medicinas…”

Finalizada la presentación en tribunales, los manifestantes se dirigieron a calle O’Higgins, la que ocuparon por algunos minutos, siendo dispersados por el carro lanzagua.

Simultáneamente, en Bulnes se producían cortes de la Ruta 5 Sur a la altura del cementerio de Santa Clara, y una marcha de más de dos mil personas en Tomé daban el respaldo social a la acción legal que busca ser un granito más en la batalla contra el Terminal GNL Penco-Lirquén y la Central El Campesino, ambos proyectos de la empresa Biobíogenera.

escrito por TBB

Comparte esta información...
Share on Facebook
Facebook
Email this to someone
email
Pin on Pinterest
Pinterest
Digg this
Digg
Print this page
Print
Tweet about this on Twitter
Twitter

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *