Aprueban ley que facilitará generación de energía a ciudadanos y asociaciones de usuarios

Actualmente cerca de 20 megawatts son producidos por clientes no regulados (residenciales), lo que era permitido por la ley N° 20.571, sin embargo la actual reforma aprobada por el Congreso, vino a perfeccionar la ley, a recuperar el espíritu inicial del proyecto presentado por el senador Antonio Horvath y a fomentar las comunidades generadoras de energía.

Tras 5 años de legislación, la llamada“Ley Net Metering” viene a resolver los problemas que la ley N° 20.571 “Ley General de Servicios Eléctricos con el fin de incentivar el desarrollo de las generadoras residenciales” o conocida como Ley Net Biling, no consideró, generando así más trabas que incentivos a la generación residencial a pequeña escala a través de Energías Renovables No Convencionales (ERNC).

Es así, como esta reforma presentada por los senadores Antonio Horvath, Isabel Allende, Ximena Rincón, José Antonio Gómez y Baldo Prokurica, modifica la ley N° 20.571 con el objeto de incentivar el desarrollo de generadoras residenciales y hacer aplicable sus disposiciones a todos los sistemas eléctricos del país, resolviendo de este modo puntos clave para cumplir el espíritu inicial que tuvo el proyecto de ley en 2013.

Dentro de los puntos fundamentales de esta ley se encuentra la opción que tendrán los usuarios para agruparse y crear comunidades generadoras de energía para autoconsumo y para inyectar a la red y obtener el descuento de la energía generada en sus propias cuentas y así ser parte activa de un sistema que se encuentra en proceso de una transición democrática.

Asimismo es importante el aumento del límite de potencia instalada a la Red de proyectos de generación distribuida de 100 kW a 300 kW, límite que encarecía y desincentivaba las opciones de inversión.

Junto con esto el proyecto considera el pago por los excedentes de energía que se generen y que son inyectados a la red de distribución, y permite descontar los excedentes de las cuentas eléctricas de otras propiedades bajo el mismo RUT y que estén ubicadas en la misma zona de concesión, incentivando la generación distribuida y simplificando los procedimientos establecidos en el decreto 71 que regía a la ley N° 20.571, antes de esta reforma.

Además establece que se podrá generar la energía de una comunidad o grupo de viviendas en otro sector físico y descontar la energía inyectada al sistema de las cuentas de toda la comunidad o conjunto habitacional, hasta llegar a pago cero, siempre que ambos lugares tengan la misma empresa de distribución.

Daniela Zamorano, directora ejecutiva del Instituto de Ecología Política (IEP) que fue una de las organizaciones impulsoras del proyecto liderado por el senador Antonio Horvath, considera que“el proyecto de ley es tremendamente positivo pues incorpora el concepto de agrupación de usuarios, lo que para nosotros son comunidades generadoras de energía que podrán crear proyectos de generación independiente de si en sus dependencias se pueda instalar o deban acceder a otros terrenos. Así personas agrupadas, que en sus departamentos o viviendas no puedan instalar proyectos de paneles solares por ejemplo, podrán hacerlo en otro terreno y ser parte de un sistema que avanza en su transición hacia una clara democratización energética”.

Trascurridos casi cuatro años de la aplicación de la Ley 20.571 o Ley Net Biling, los resultados no fueron los esperados dado que el proyecto inicial distó mucho del proyecto de ley aprobado, perdiendo su espíritu y transformándose en una solución energética de tipo individual, que no fomentaba la generación distribuida por ejemplo con la agrupación de ciudadanos en cooperativas generadoras, como ocurre en Europa y Estados Unidos.

Sin embargo, la Cooperativa de Energías Renovables de Santiago en asociación con el Instituto de Ecología Política desarrollaron un proyecto para construir una planta solar en Buin, la que lleva cerca de dos años de funcionamiento. Manuel Baquedano, Fundador de IEP e impulsor del proyecto Camino Solar, señala sobre aquella experiencia: “El proyecto fue diseñado en el marco de la ley anterior y es así como 97 personas compraron parte de la planta y se incorporaron como socios para crear la Comunidad Solar de Buin que abastece de energía a un Centro de Formación Técnica y que ya lleva dos años de funcionamiento, donde marchamos con todo lo que habíamos presupuestado; primero abastecer de energía continua al cliente y en segundo lugar entregar a los socios que invirtieron, lo recaudado que es una pequeña cantidad de dinero. Con la reforma los asociados podrán descontar de sus cuentas de luz lo que generan con la planta, solución que hasta el día de hoy sólo funcionaba para la generación individual y que consideramos es un gran paso para la democratización energética del país”.

El artículo del proyecto de ley que establecía la posibilidad de instalar en forma remota una planta de generación y en proporción a la participación descontar el consumo energético que tiene un usuario asociado, en su casa, fue eliminado por el ministro de Energía del gobierno de Michelle Bachelet, Andrés Rebolledo, por lo que fue incorporado nuevamente tras la conformación del nuevo Congreso en marzo de 2018.

Pablo Vidal, diputado frente amplista es miembro de la comisión de Minería y Energía que abordó el proyecto de ley y destacó positivamente el fin de la tramitación “el proyecto flexibiliza y aumenta la posibilidad de que las personas en sus casas y en sus propiedades puedan instalar proyectos de generación eléctrica a pequeña escala. El proyecto inicial de 2013 presentado por Antonio Horvath y otros senadores buscaba que proliferaran los proyectos de generación domiciliaria y que pudieran generar ingresos para las familias que tuvieran a disposición terrenos y la capacidad de invertir, sin embargo el proyecto que salió del Senado hacia la Cámara de Diputados recortó todas estas posibilidades y impedía el reembolso y lo dejaba cerrado sólo a las personas y permitía el traspaso sólo cuando tenías más de una propiedad. Afortunadamente pudimos devolver el espíritu a la ley para que incorporara a las personas que no tienen más de una propiedad para que pudieran recibir el reembolso y para que organizaciones comunitarias y sociales puedan acceder a este mismo trato, o se creen agrupaciones de usuarios que puedan crear sistemas de generación comunitaria”.

La normativa que elimina las trabas regulatorias que dificultaban la acción de agrupaciones de usuarios en la generación eléctrica, ya es ley. No obstante queda esperar la formulación del reglamento correspondiente, que según lo acordado por el ejecutivo y el parlamento no debiese extenderse más allá de 8 meses como plazo.

escrito por TBB

Comparte esta información...
Share on Facebook
Facebook
Email this to someone
email
Pin on Pinterest
Pinterest
Digg this
Digg
Print this page
Print
Tweet about this on Twitter
Twitter

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *