Apelación por bajas penas a autores de secuestro calificado

por TBB
Aunque estaba en tabla en la Cuarta Sala de la Corte de Apelaciones de Concepción para este martes, finalmente la causa por el secuestro calificado de Rudy Cárcamo Ruiz, en la que cinco agentes del Estado fueron condenados a una pena de 541 días remitida, quedó para ser vista la próxima semana.
Este proceso es uno de los que, desde 2005, sustancia el ministro especial para casos de violaciones a los derechos humanos, Carlos Aldana, quien tras realizar una serie de indagaciones y diligencias, sometió a proceso al comando operativo del Centro de Inteligencia Regional (CIRE) integrado por el capitán de navío (r) Hugo Nelson González D’Arcangeli, el capitán de navío (r) José Luis Cáceres González, el oficial de mar (r) Víctor Ernesto Donoso Barrera, el coronel (r) de Carabineros Conrado Alfredo Cesnic Guerricabeitia, y el prefecto inspector (r) de la Policía de Investigaciones de Chile, Osvaldo Francisco Harnish Salazar, como autores del secuestro calificado del dirigente del MIR, Rudy Cárcamo Ruiz el 27 de noviembre de 1974.

Y aún cuando se estableció que se trataba de un secuestro calificado, ya que el cuerpo de Rudy Cárcamo no ha sido encontrado, el ministro Aldana optó por aplicar lo que se conoce como media prescripción de la pena y que en la práctica es una rebaja sustancial de las condenas que, finalmente, no se cumplen con presidio, sino con remisión condicional y firma.

Rudy Cárcamo Ruiz fue dirigente poblacional en Talcahuano en la época previa al golpe de estado de 1973, fue prisionero de la Armada de Chile en la Isla Quiriquina desde noviembre de 1973 a julio de 1974, ocasión en que fue liberado. Posteriormente, el 27 de noviembre de 1974, fue detenido otra vez, desde su domicilio, en la población Leonor Mascayano, en Talcahuano, en presencia de su esposa, hijo y sus suegros. Desde entonces nunca más se supo de su paradero. Se responsabiliza de esta detención al Comando Operativo del CIRE, que dirigía el capitán de navío Hugo González D’Arcangeli.

Cárcamo fue internado en el campo de prisioneros de la Base Naval de Talcahuano, donde fue torturado, lo cual le ocasionó la muerte. Su cuerpo fue hecho desaparecer, luego de ser enterrado ilegalmente en el Museo de Hualpén. La Armada Nacional reconoció en la Mesa de Diálogo sobre Derechos Humanos, la ejecución de Rudy Cárcamo en la Base Naval de Talcahuano, indicando que su cuerpo había sido lanzado al río Itata.

Los abogados querellantes, tanto de la familia como del Programa de Derechos Humanos del Ministerio del Interior, apelaron del fallo del ministro Aldana, por considerar que las penas aplicadas no se corresponden con el delito cometido.

Para la Asamblea de Derechos Humanos de Concepción también constituye un incumplimiento por parte del Estado de Chile de los convenios internacionales suscritos por el país, que lo obligan a perseguir y condenar a los responsables de crímenes de lesa humanidad, cometidos por fuerzas militares en contra de la población civil.

Comparte esta información...
Share on FacebookEmail this to someonePin on PinterestDigg thisPrint this pageTweet about this on Twitter

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *