Amores de Cantina de Juan Radrigán inaugura Teatro a Mil en el Bío-Bío

Un par de novedades tiene este año la edición de Teatro a mil que itinera hasta la Región del Bío-Bío. Los años 2002 y 2005 ya estuvo presente en la región esta muestra teatral que ya es parte del inventario cultural veraniego santiaguino, pero en la oportunidad fueron sólo pinceladas muy acotadas y, por lo mismo, restringida en cuanto a su convocatoria al público; este año, en cambio, son seis las obras que se presentarán en cuatro ciudades de la región (Concepción, Chillán, Talcahuano y Tomé), dos estrenos internacionales (Dragones, España y El Encanto del Río Amarillo, China); una coproducción franco-chilena (Emma Darwin) y tres estrenos nacionales (Amores de Cantina, Juan Radrigán; La Pasionaria, dirigida por Malucha Pinto y Valparaíso en Lambe Lambe de la Compañía OANI). Seis espectáculos gratuitos presentados en Espacios Públicos con nueve funciones que nos permitirán disfrutar de la escena teatral contemporánea.
La segunda novedad –y no menos significativa- fue la doble acreditación que realizó la producción de este evento al menos a un medio de comunicación comunitario para cubrir las diversas actividades contempladas. Este medio es la Radio Comunitaria Lorenzo Arenas de Concepción, medio al que pertenece el autor de esta reseña, las gracias les sean dadas a Javiera Parada, Productora General de esta gira y a Constanza Yévenes, encargada de prensa. Si bien es cierto, los medios comunitarios siempre están presentes y cubren este tipo de eventos (pude ver al menos a dos personas de otras radios comunitarias reporteando la inauguración), la oficialización que implica el acreditarlos revela la importancia creciente que va alcanzando esta alternativa comunicacional y también, ciertamente, confirma la mirada ciudadana que tiene la FITAM (Fundación Teatro A Mil).

Amores de Cantina
“Una cantina retrata la condición emocional de un país”, fue lo que expresó el actor Luis Dubó, el protagonista y dueño de la cantina en que se desarrolla la obra. Esta frase refleja claramente la obra que inaugura la muestra de Teatro a Mil en la región, pero, además, es ilustrativa de la ética y estética del autor, Juan Radrigán, esto porque, más allá de los tópicos (el teatro de Radrigán como una épica de la marginalidad), lo que Amores de Cantina viene a expresar es un universo fundamentalmente existencialista, esto al menos en dos acepciones del término, como expresión filosófica por un lado (estamos arrojados a la existencia) y como hecho concreto, por otro, el dolor de existir. La cantina es un microcosmos que nos recuerda que son una suerte de Chile en miniatura, con sus grandezas y miserias y en la cual es el amor y su correlato, el desamor el hilo conductor que nos muestra vidas sometidas al desgarro de la existencia.
Con una escenografía mínima (que no minimalista) y un comienzo alegre y festivo la obra va reflejando sutil y sostenidamente el desplome de sueños e ilusiones, al compás de parlamentos expresados en décimas y a través de canciones con un alto nivel interpretativo y que recorren un amplio abanico genérico, desde el bolero al rock’n roll; de la cueca al Twist, pasando por el tango y la cumbia; asistimos en plan voyerista (lo que es, en todo caso, el espectador por definición) a la paulatina desnudez en que nos sitúa el amor no correspondido y los amores soñados más que vividos.
En un tono tragicómico, la obra despliega recursos vocales e instrumentales que le otorgan un leve, sólo leve, matiz de irrealidad en un montaje que no deja nunca de ser realista, quienes hemos frecuentado alguna cantina lo sabemos muy bien, ello a pesar que tal como lo dice otro de los personajes “no es el lugar, es la gente”.
De esta manera, Amores de Cantina se nos revela como lo que es, una tragedia en la que el humor y lo festivo constituyen paréntesis que otorgan desahogo momentáneo, para volver a embestirnos con el dolor que aún siendo ajeno, lo interpretamos como propio, porque el dolor presente en la cantina es el dolor de un pueblo, de un país, o de una parte significativa de éste, al menos; tal y como se expresa en un repetido verso de la canción final, magistralmente (como todas, por lo demás) interpretada por María Izquierdo, especie de fantasma, alma en pena o conciencia colectiva de ese particular universo y que resume la obra y, como decía más arriba, la ética y estética de Juan Radrigán, ese verso dice: “Qué patria tan desolada”.

Juan Radrigán
Nacido en Santiago en 1937, Testimonio sobre las muertes de Sabina (estrenada en Concepción a mediados de los ochenta del siglo pasado por la Compañía El Rostro, con Ximena Ramírez interpretando a Sabina) fue su primera obra estrenada (1980). En la contratapa de una edición de sus obras escritas al momento (mediados de los ochenta, ediciones CENECA) puede leerse:
“…Radrigán no sólo destaca por su abundante producción o su condición de dramaturgo conocido también en circuitos tradicionalmente desligados del teatro (sindicatos, escuelas, centros poblacionales), sino por la sólida concepción humana y social que se prolonga en todas sus obras. El universo de Radrigán es el de los marginados: aquellos seres expulsados del ámbito laboral, social y afectivo. Vagos, alcohólicos, prostitutas, cesantes crónicos, vendedores ocasionales, conforman un mural que no pretende ser sólo el testimonio de una sociedad enferma, sino también y sobre todo un estudio de la condición humana arrojada a situaciones límites, desde donde se interroga poética y desesperadamente cómo aspirar a un mínimo de dignidad”.

Todos estos elementos están presentes y reescritos en una evolución de más de cuarenta años. Amores de Cantina es summa y resumen de todos estos elementos que hacen del teatro de Juan Radrigán coherente y fiel consigo mismo y con la realidad que interpela. Juan Radrigán Premio del Círculo de Críticos de Artes de Chile en 1982 y Premio Nacional de Artes de la Representación 2011, la trayectoria del dramaturgo prestigia estos premios.
Francisco Albarrán Martínez
Radio Comunitaria Lorenzo Arenas
Concepción

Calendario y reseñas de las obras (tomado del comunicado de prensa emitido por el área respectiva):
Amores de Cantina – Chile
Una de las más recientes obras escritas por el dramaturgo Juan Radrigán (Premio Nacional de las Artes de la Representación 2011). Es una tragicomedia musical escrita en décimas y verso libre que habla del amor, el desamor, la marginalidad y el sentido de pertenencia a una patria desolada. Dirigida por Mariana Muñoz. Producción GAM.
Plaza Bicentenario, Concepción, lunes 23 enero, 21:00 horas.

Valparaíso en Lambe Lambe
Esta creación de la Compañía OANI de teatro, interviene el espacio con tres mini espectáculos que se ven a través del interior de pequeñas cajas. Las historias reflejan la vida de los personajes característicos de Valparaíso donde cada espectador es testigo de una presentación única e irrepetible.
Plaza de la Independencia, Concepción, martes 24 enero, 19:00 horas.

Emma Darwin – Francia / Chile
Montaje dirigido por Mauricio Celedón que recorre la vida de Charles Darwin, a través de la mirada de Emma, su compañera fiel. La Compañía Teatro del Silencio presenta la vida de este pensador cuyos descubrimientos revolucionaron la ciencia, la filosofía y la religión. Para mayores de 18 años.
Foro de la Universidad de Concepción, Concepción, martes 24 enero, 21:00 horas.

Dragones – España
Explosiva fusión de enormes bestias mecánicas, teatro callejero y música en vivo. En este espectáculo de la Compañía Sarruga los dragones invaden las calles, escupen fuego e interactúan con el público. La historia se une con el mundo fantástico del cine, sin olvidar la magia del teatro.
Cabe destacar que la presentación de Dragones contará con la participación de cuatro artistas de la Región del Bío-Bío, quienes se sumarán al equipo de este espectáculo compuesto por ocho personas más el director Pakito Gutiérrez.
Calles Maipú con Sotomayor, Tomé, martes 23 enero, 21:00 horas.
Avenida Blanco Encalada, Talcahuano, miércoles 25 enero, 21:00 horas.
Edificio de la Gobernación (detrás), Chillán, jueves 26 enero, 21:00 horas.

El Encanto del Río Amarillo – China
Espectáculo que combina danza y música tradicional de la provincia china de Shanxi. Será un desfile con veinte actores que mostrarán lo mejor y más característico del arte tradicional y folclórico de esta zona ubicada a orillas del segundo río más importante de China.
Plaza de Armas, Chillán, miércoles 25 enero, 21:00 horas.
Plaza Bicentenario, Concepción, jueves 26 enero, 21:00 horas.

La Pasionaria – Chile
Dirigida por Malucha Pinto, la obra se centra en el amor entre Manuela y Tomás, dos dirigentes poblacionales en el Chile de los años previos a la dictadura, entre 1948 y 1973. Ellos exponen los sueños, convicciones y emociones de un grupo social marcado por el sueño de la casa propia y la alegría de disfrutar la vida.
Plaza Bicentenario, Concepción, viernes 27 enero, 21:00 horas.

Comparte esta información...
Share on Facebook
Facebook
Email this to someone
email
Pin on Pinterest
Pinterest
Digg this
Digg
Print this page
Print
Tweet about this on Twitter
Twitter

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *