Alexis Figueroa, Premio Regional de Literatura Bío Bío

Arte y Cultura desde el Bío Bío

El poeta frente al premio. Aclarando dudas. “Los premios son buenos y son malos, depende de quién los otorga, De quién los recibe y de cómo se conceden” (O. Paz)
Citado por Alexis Figueroa en “Autoentrevista”. Revista Extremos Nº 2, 1986

Una verdadera sorpresa constituyó para el autor de esta nota y creo, para la mayor parte de la ciudadanía regional, enterarse de que el poeta penquista Alexis Figueroa resultaba galardonado (esta palabrita haría sonreír con suspicacia a Alexis) con el Premio de arte y cultura regional 2009, en la categoría de Artes Literarias, región del Bío Bío. La sorpresa fue doble pues ignoraba también siquiera que Alexis fuera candidato a esta distinción (otra palabrita de esas…): Empero, la noticia me sorprendió y alegró agradablemente. Del premio, de los motivos y de tal conmoción trata esta nota.

En rigor, todo premio implica competencia (a menos que haya un solo candidato) y, sea cual fuere el resultado, siempre habrá desengaños, resquemores o, lisa y llanamente, envidias; no creo que en esta premiación haya una excepción a esto. Sin embargo, creo absolutamente en la justeza del premio. ¿Qué significa que un premio literario sea justo, o no? Claramente la calidad literaria de la obra del galardonado, sin embargo, más allá de lo obvio de esa primera respuesta, existen otros elementos que contribuyen a darle sentido a un premio de esta naturaleza, como por ejemplo el aporte estético, inserción –o no- en la tradición, y la trascendencia (otra palabrita…) no sólo temporal (que a fin de cuentas es una quimera) sino más bien espacial, ir más allá de los límites que impone una determinada geografía y el compromiso en una doble acepción, compromiso con la obra, evidentemente y compromiso con la realidad desde la cual se escribe; el primero es importante porque apunta al resguardo de la obra frente a la posibilidad del panfleto si no se entiende bien el segundo; Alexis, creo, entiende esto del compromiso con la realidad en el sentido de que se escribe (o pinta, o compone, o…) en situación y no sólo para describirla, a la realidad, a la situación, sino para superarla, poéticamente primero, concretamente después. Que no se malentienda, Alexis no es un escritor “comprometido” en el sentido que el concepto tenía en los ’60 y perduró hasta los ’80 del siglo pasado, compromiso en él es aferrarse a la realidad (no alienarse), desmenuzarla en el poema y reconstruirla “mejorada y aumentada” también en el poema y de ahí… Porque sí, porque también hay que decirlo, es político.

La obra de Alexis Figueroa transita por los bordes, por los márgenes de las estructuras y discursos oficiales, ajeno a modas sorteó con éxito uno de los escollos con que se toparon muchos poetas de su generación: Nicanor Parra, cuando parecía que ser poeta era escribir como… Alexis prefirió escribir porque… Opción que además de estética comportaba una ética. Por sobre (debajo y entre) lo coloquial su trabajo indaga en el lenguaje como juego –a la manera de Wittgenstein, Lihn y J. L. Martínez-como proposición y paradoja; rasca en los intersticios para ver más allá, un más allá metafísico pero concreto, una utopía poética hecha con retazos del discurso del poder trabajado a la manera de la física cuántica, implosionando sus contenidos para situarnos en los márgenes de los que ya hablaba. Alexis testea la tecnología no para demonizarla solamente sino como elemento sígnico de la pluralidad contemporánea e integrante privilegiado de este neo-discurso del poder que es el poder mismo, “la hegemonía –decía Gramsci, y cito de memoria- es la capacidad de las clases dirigentes de hacer extensiva su visión de mundo a las clases subalternas”. La ruptura con este discurso (que no es sólo discurso, sino praxis, a la vez), es una marca de identidad en la obra de Alexis, ya desde sus primeros trabajos publicados en la mítica revista Post Data y que se hace madura en su temprana obra, quizás la más conocida Vírgenes del Sol inn Cabaret (Vienbenidos a la Máquina Welome to the TV), premio Casa de las Américas 1986, pero también está en su dramaturgia, que siendo breve se inscribe en esta misma línea y en sus trabajos histórico-ensayísticos, y esta pluralidad de voces que tienen a la literatura de común denominador es otra de las fortalezas que pudieron incidir en la asignación del merecido premio regional.

Barroco a la manera de Lihn y Sarduy, la obra de Alexis Figueroa se nutre del imaginario tecnológico, las distopías del Cyber punk y las metáforas lingüísticas (por otro lado, qué otra cosa son las metáforas) para mostrarnos un paisaje de baldíos hipertrofiados, pues la paradoja es otro de los elementos constitutivos de su poética, una poética construida a pulso, a puro ñeque, pues no siendo un escritor-río, con un obra que no es apabullante en cantidad, sí es una obra coherente, autoconsciente y unitaria, conceptual diría un siútico, propositiva, agrego yo, pero fundamentalmente honesta y exigente, con el entorno y consigo misma. Méritos más que suficientes para obtener, con dignidad, rigor y merecimiento el importante premio obtenido.

Pero, dejemos hablar, aunque sea un poco, al poeta desde un trabajo de mediados de los ’80, siglo pasado:

Poética (fragmento)
El poeta como proyecto: En una sociedad ideal, “cada bicho viviente sería una obra maestra”. O. Paz.
El poeta como sobreviviente: “Desde el momento en que en América existe un detenido desaparecido, todos somos sobrevivientes”. R. Zurita.
YO: debo comer para vivir.

A) Nosotros sucedemos en la ciudad de una película.
Película que es imagen-propaganda proyectada en el cerebro por la magia de los medios que nos dicen “aristotélicamente las cosas son como uno las ve”. Esta es la civilización de la imagen. El proyecto-crónica-posible nos remite al conocimiento de un iconospio, a la descripción de una Diago, una electro-imagen transpuesta sobre el mundo. Tengo sed y pido coca-cola. Dientes sanos implica tener PEEEEEP. (Pep de Pepsodent, Pep de pop-pom-pom girl, de chica and chico pep. Imagen de trasfondo: catamaranes en carrera loca, atrás soberbio atardecer. Finalmente aclaración: Pepsodent es marca de pasta para dientes, aquí en Chile).

Nosotros sucedemos en la ciudad de una película. Exploro la novela de la luz. El organismo de la pantalla de los limbos, la pulida superficie de un espejo, el ojo que se cierra a lo labio s rojo s de dulce Marylin.
Procedimiento metodológico de grecas: (ejemplo).
TV-TEVE- TV-TEVE- TV-TEVE- TV-TEVE- TV-TEVE- TV-TEVE- TV-TEVE-T
La televisión te ve. Los personajes viven en el inmenso escenario-pantomima, trama luminosa y verdadera de una supuestamente oscura realidad.

B) Situación de los actores.

Nosotros somos los actores.

Los cuerpos son los colectivos humanos de la patria.
Somos el soporte de la historia de algo así como un cuerpo o como una ciudad. Somos la naranja que trabaja como un reloj. Advertencia: en el nuevo laboratorio americano alguien-algo experimenta con la segunda formación de la encomienda.

C) Largo relato que acortaron:

El largo relato que acortaron es C
El largo relato que acortaron es H
El largo relato que acortaron es I
El largo relato que acortaron es L
El largo relato que acortaron es E

D) Recordad: SS TRAUMFABRIK implica fábrica de sueños SS.
Tesis SIGFRIED……………SIG FRIED
Victoria paz

Sigfried………………La victoria del guerrero
La paz del vencedor
La paz que el vencedor impone

Tomado de Alexis Figueroa, Autoentrevista y textos
Revista EXTREMOS Líricos, año 1 Nº 2. Julio – diciembre 1986. PP 44-45

Comparte esta información...
Share on FacebookEmail this to someonePin on PinterestDigg thisPrint this pageTweet about this on Twitter

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *