AgroSuper del grupo Vial, una empresa acostumbrada a malas prácticas en diversos puntos de Chile

Además de Freirina, este holding también ha sido denunciado en reiteradas ocasiones por sus malas prácticas de una de sus plantas en la comunidad pepiukelén en Pargua y ha expandido diversas pisciculturas contaminantes en diversos puntos cordilleranos. Referentes sociales han hecho un llamado a la ciudadanía conciente, a no comprar productos de esta empresa por su enorme responsabilidad en materia de derechos humanos y medio ambiente. Estas son las marcas: SuperCerdo, SuperPollo, Sopraval, SuperSalmón, La Crianza.

Freirina destapó a una industria contaminante y depredadora, que ha venido siendo “justificada” por sectores públicos y gobernantes, exclusivamente, por las “fuentes de trabajo” , que sin embargo, proporcionalmente no se ha medido los impactos que ha generado a actividades agrícolas o de turismo o situaciones sanitarias y medio ambientales.

AGROSUPER del grupo Vial, del empresario Gonzalo Vial Vial, de acuerdo a cifras públicas tiene ventas totales de más de US$ 1100 millones y según cifras arrojadas, un personal permanente de unos 14.000 trabajadores. El mercado de los pollos lo lidera su marca Super Pollo, la cual registra ventas anuales superiores a las 223.000 toneladas, que representan el 55% de participación del mercado nacional. Cuenta con oficinas en Italia, Estados Unidos, México y Japón.

La empresa tuvo serios problemas sanitarios, por olores y contaminación de espacios a causa de sus prácticas en la localidad de Freirina ubicado en la denominada tercera región, provincia del Huasco y diversas agrupaciones y pobladores se levantaron por la dignidad y bienestar de los habitantes y ante un reciente anuncio de cierre de la planta, declaraban lo siguiente: “La experiencia y los hechos nos permite desconfiar de Agrosuper y de su dueño Gonzalo Vial, quien, junto al gobierno, pretendió pasar por sobre nuestra comunidad, sin respetarnos ni escucharnos y violentando nuestra cultura y nuestra historia. Las acciones criminales de sus “guardias de seguridad” son una grave ofensa que no ha hecho más que consolidar la decisión de que debe salir ahora de nuestro territorio”.

Cabe mencionar que uno de los voceros, Yahir Rojas, fue víctima de sicarios mercenarios de la empresa, quien señalaba al programa semillas de agua: “Me encañonaron y me tiraron al suelo. Eran guardias privados de Agrosuper. Luego de la primera golpiza fui subido al pick up de una camioneta, después me llevaron al interior de la empresa. Fui encadenado y golpeado. Tenía mucha sangre”, narra Rojas, vocero del Movimiento Socioambiental del Valle del Huasco, golpeado en la madrugada del 6 de diciembre. Yahir narró que al ver el arma de fuego de uno de los agentes de seguridad, no hubo más que hacer. “Tenían perros, fierros y armas de fuego”.

Cabe mencionar que el Observatorio Latinoamericano de conflictos ambientales, OLCA, señaló a través de su coordinador Lucio Cuenca que “La empresa se autocierra para generar un chantaje, ya que instala la sensación de que hay que elegir entre medioambiente y trabajo”. Para Cuenca “la responsabilidad de todo esto es exclusivamente de Agrosuper y de los gobiernos que aprobaron esta planta faenadora”.

Otras plantas de la empresa también han sido denunciadas por malas prácticas, como en la región de O”Higgins y en San Pedro de Melipilla, pero una que ha venido siendo constante por referentes del Pueblo Mapuche es en la localidad de Pargua, Región de los Lagos.

 

Voces Mapuche denunciando al grupo Vial

 

Reiteradas denuncias por vertimientos de líquidos contaminados al río y napas de la comunidad. Problemas de olores y fuerte quiebre social interno entre quienes trabajan para la industria salmonera y entre quienes se oponen a su funcionamiento que se ha emplazado en pleno territorio de comunidades Mapuche Huilliche.

Por las reiteradas denuncias de la comunidad, hay hasta un fallo de la Corte Suprema en contra de la empresa y como han señalado sus integrantes “ha violado sistemáticamente nuestros derechos con la venia de los organismos públicos que tienen competencia medioambiental en esta región”.

Para el werkén de la comunidad Pepiukelén, afectada directamente por la planta, señala que “Acá los principales impactos dicen relación con la contaminación del agua en el río Allipén a través de químicos utilizados en sus procesos, y el verdadero asesinato de un humedal, el que prácticamente se está secando producto de su accionar además de malos olores permanentes , olores naucebundos la mayoría del tiempo, ruidos molestos, muchas veces a altas horas de la madrugada cuando activan las calderas, la contaminación de nuestros campos, lo que ha disminuido drásticamente la productividad de los mismos, la merma en nuestro ganado en general producto de la falta de pastos, entre otros impactos severos a la comunidad, sin contar el inmenso daño social que están haciendo ahora y que ha sido igual en otros tiempos”.

Sobre la situación de judicialización que han debido enfrentar por las permanentes denuncias, señala: “ las querellas con montajes en nuestra contra son evidencia de esto último, de las cuales en estos momentos hay 3 que los tribunales tramitan de forma inmediata, sin considerar primero que están basadas en montajes”.

Para Vera Millaquén se hace importante que se asuma una actitud más activa de la ciudadaníoa en Chile que castigue estas prácticas: “Me parece lo mínimo llamar a boicotear los productos de este consorcio que ha sustentado sus grandes ganancias con la vulneración de leyes, resoluciones administrativa, y judiciales, incluso de la corte suprema, y que ha contado además con la grave complicidad de autoridades públicas”.

La empresa, no solo ha afectado este territorio Mapuche, sino además se ha emplazado con pisciculturas en diversos puntos cordilleranos, particularmente en la región de la Araucanía. Al respecto se señala: “Se ha dicho que este tipo de actividades es progreso y que genera fuentes de empleos, eso es falso y además nada se ha dicho sobre los despidos masivos que se están haciendo, sobre las prácticas antisindicales y los graves problemas que genera esta industria en temas de soberanía alimentaria”, señala el Grupo Mapuche por Derechos Colectivos”.

Las pisciculturas que son parte de la cadena de la nociva industria salmonera en Chile que ha causado graves depredaciones en la región de los Lagos – Chiloé afectando gravemente a las economías locales y los ecosistemas, hoy, está generando graves estragos en las zonas cordilleranas de la Región de la Araucanía, particularmente en las zonas de Cunco, Melipeuco y Curarrehue.

Las pisciculturas son generadoras de alimentos artificiales para los peces en desarrollo, en donde los no consumidos se expanden por los ríos, sumándose a esto las fecas, la orina y el uso de antibióticos, causando lodos crudos contaminantes para las aguas y los territorios.

 

Boicot a los productos de Agrosuper

 

Una campaña para boicotear los productos de la empresa Agrosuper se inició en las redes sociales a mitad de año. Diversas organizaciones han llamado a no comprar lo que distribuye este negocio en distintos países como una manera de manifestar el repudio a la serie de irregularidades y los continuos abusos cometidos por esta firma.

“En especial se quiere expresar solidaridad con los habitantes de Freirina, que han debido soportar por meses la contaminación y la prepotencia de esta empresa así como la represión de gobierno chileno ante su legítima protesta por el proceder de Agrosuper”, señala en uno de sus comunicados.

Dentro de los productos que se ha llamado a no comprar, están: SuperCerdo, SuperPollo, Sopraval, SuperSalmón, La Crianza.

 

Alfredo Seguel

www.mapuexpress.net

 

Comparte esta información...
Share on FacebookEmail this to someonePin on PinterestDigg thisPrint this pageTweet about this on Twitter

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *