La ciudadanía frente a Hidroaysén

Fuente: Ecosistemas. 13 de marzo de 2009

Aunque la empresa Hidroaysén (de propiedad de ENDESA, Colbún y recientemente la italiana Enel) esté realizando una arremetida fuerte en la ciudadanía, mediante apoyo económico directo a proyectos educacionales, locales y sociales en la XI Región, los ayseninos miran con desconfianza el proyecto que vendría a inundar grandes extensiones de terreno por la construcción de 5 represas que estarían ubicadas en los ríos Baker y Pascua.

Hoy los habitantes de Villa O´Higgins cuentan con Wifi, conexión inalámbrica, debido a un proyecto financiado por la empresa Hidroaysén. Ello, a pesar de que tener conectividad vía Internet, no sea una necesidad prioritaria para los habitantes que, en su mayoría, carecen de un computador en sus casas. Sin embargo, es una muestra de cómo la empresa se ha encargado de mantener su presencia más viva que nunca en las comunidades locales mediante ayuda económica, la cual se ha traducido en convenios educacionales, entrega de subvenciones a municipios, a juntas de vecinos, por mencionar algunas acciones. Los habitantes de estas australes tierras catalogan esto como una clara muestra de querer conquistarse a la ciudadanía a toda costa.

Juan Pablo Orrego, Director de la ONG Ecosistemas, institución que a su vez integra el Consejo de Defensa de la Patagonia (CDP) afirma que, en la actualidad, es “evidente la inversión social que realiza la empresa Hidroaysén en la región, lo cual ha ido sesgando la apreciación de la gente frente a la posible instalación de las represas en una de las zonas más prístinas del orbe”.

Recientemente él, junto al equipo de la ONG que lidera, se trasladaron a la zona con el fin de desarrollar los “Diálogos Ciudadanos para la Defensa Ambiental, DCDA”, una iniciativa financiada por la Fundación Marisla que busca contribuir a la defensa ambiental, cultural y social de la Patagonia chilena, amenazada hoy por la construcción de mega represas hidroeléctricas y la línea de transmisión proyectada por las compañías Endesa, Colbún y Transelec.

Desde noviembre del año pasado se vienen desarrollando talleres en el terreno mismo con la participación de abogados y del mismo Orrego, ecólogo especializado en temas de aguas e hidroelectricidad, y que ha participado en emblemáticas campañas contra la destrucción de ríos, ecosistemas y comunidades a raíz de la instalación de megaproyectos hidroeléctricos en Ralco y en Aysén.

Los talleres DCDA, cuya finalidad era llevarle a la ciudadanía información respecto al proyecto, el daño ambiental que ocasionará, al mismo tiempo, buscaban tomarle el termómetro a qué tan organizada y conciente se encuentra la población frente a estos megaproyectos. Fueron realizados en distintas regiones del país: en las localidades de Chanco, en la Región del Maule (VII), en Puelo, en la Región de Los Lagos (X), en Villa O´Higgins y Puerto Aysén en la XI Región.

Orrego califica la situación como sumamente complicada para los ayseninos, ya que- al igual que todos los chilenos- la gente tiene muchas necesidades en medio de un clima de crisis mundial. “El grave problema es el pensamiento cortoplacista de la mayor parte de los chilenos que están desesperados y preocupados de `parar la olla´. Entonces vienen estos tipos que agrandan los ofertones de regalías que se traducen en Wifi gratuito, recitales, etc. La gente no ha podido pararse con una postura propia, racional, pensada, sino que está mediatizada por este contexto de ofertón, de coimas y de compra de conciencias”, señala.

Víctor Formatel Gallardo, Ingeniero en gestión forestal y Educador ambiental para la Campaña Patagonia Ríos Vivos (inserta en Patagonia Sin Represas), reacciona con ofuscación frente a las regalías inmediatistas de Hidroaysén. “¿Para qué Wifi?, si la gran mayoría de los patagones no tienen acceso a computadores en la casa debido al estilo de vida”.

Para el músico local Alonso Núñez las subvenciones que ha entregado la empresa a educación y salud no es una acción social que le competa a una entidad privada, sino al Estado. “Una vez más estamos en frente de una corporación que intenta lavar su imagen eco-genocida con regalos que lamentablemente la gente ha comenzado a aceptar y a obviar el contexto real de las cosas. ENDESA y Colbún son las empresas que más han mentido a la ciudadanía, después de las salmoneras y pareciera que esto a la gente no le importa”.

En el ámbito cultural, Núñez ha manifestado su postura desde las vísceras de un patagón. “Con la Rabia” es una de sus creaciones musicales, en la que realiza un llamado a “asumirnos dueños de nuestra tierra y nuestro futuro”, agregando que la música y el arte es el medio que utiliza para difundir la postura de quienes viven en la región en contra de Hidroaysén y de cualquier proyecto que afecte el medioambiente local.

El resurgimiento de otro gigante: Alumysa

Pese a que la lucha contra la instalación de las megarepresas pareciera una acción titánica, los ayseninos han comenzado a manifestar su derecho a tener un medioambiente limpio. Así, algunos van al origen de la problemática y se manifiestan en una abierta lucha por la nacionalización de las aguas, hoy en manos privadas.

Juan Pablo Orrego afirma que, en sus últimos viajes a la zona, ha sido testigo de la llegada de muchos ingenieros y gente que trabaja para la empresa Xstrata. Un dato no menor, ya que la suiza Xstrata adquirió, en el año 2006, participación de Falconbridge, que hace unos años se fusionó con Noranda, la emblemática canadiense que no pudo concretar el proyecto Alumysa. Este proyecto contemplaba la construcción de una enorme planta reductora de aluminio a 4 kms. de Puerto Chacabuco. Para la edificación, Noranda contemplaba, junto a la planta, la construcción de 3 centrales hidroeléctricas en una zona de particular pristinidad de Aysén.

Hoy Xstrata se encuentra a la espera de presentar el Estudio de Impacto Ambiental por el proyecto hidroeléctrico Río Cuervo, de una capacidad estimada de 600 MW, que representaría una inversión de U$ 600 millones e inundaría 13.166 hectáreas. Es decir, más que las 5 represas que se quieren instalar en los ríos Baker y Pascua en Aisén. Junto a ello, el proyecto de aluminio es una amenaza inminente, ya que aparece en el acta de constitución de Xstrata.

Noranda fue muy criticada por los movimientos ambientalistas debido a su enorme prontuario contaminante a nivel mundial. Era la segunda empresa más contaminante del mundo. En Canadá tenía, al menos 87 violaciones internacionales y, en Estados Unidos, tuvo que pagar U$ 1,9 millones por los impactos que había causado a la salud humana y al medioambiente.

En nuestro país, el proyecto de la planta de aluminio movilizó a la ciudadanía con fuerza, consolidando el concepto “Aysén, Reserva de Vida”, oponiéndose tajantemente a la instalación de una planta tan nociva como la que quería llevar a cabo Noranda. Orrego recuerda cuánto esfuerzo significó la permanente lucha en contra la instalación de la empresa, hasta que, en el año 2003, ésta retira el Proyecto Alumysa en la COREMA de la XI Región. “Mediante la campaña difundimos que nuestra principal ventaja comparativa eran nuestros recursos naturales y el medioambiente, en un lugar que es considerado un mosaico ecosistémico”, afirma Orrego.

Sin embargo, los derechos de agua del río Cuervo siguen en manos privadas, en la actualidad de la suiza Xstrata, la que prontamente podría hacer noticia con el proyecto hidroeléctrico que pretende inundar inclusive más terrenos que Hidroaysén. Orrego agrega que “huele el resurgimiento de Alumysa”.

Pese a la magnitud del poder económico de Hidroaysén en la zona, existen muchos habitantes que se resisten. Víctor Formatel afirma que se han constituido algunos focos de resistencia muy importantes con el objetivo de informar los impactos que traería la implementación de las 5 represas y la línea de transmisión. Confirma la existencia de, al menos, una o más organizaciones trabajando por comuna en oposición a las empresas Hidroaysén, Energía Austral y Transelec. “Sin duda que esto siempre es poco, frente a la maquinaria corrupta que despliegan las empresas para convencer a la población, pero una de las cosas que nos hemos planteado los pobladores de esta olvidada y poco conocida tierra, es que ¡esto lo detenemos sea como sea!”, dice enérgico Formantel.

Junto a ello, además, se destacan las organizaciones de pescadores artesanales que han emergido en la Región de Aysén, algunas comunidades y asociaciones indígenas. Por ejemplo, está la organización Socio Ambiental por la Defensa de Aysén que se opone a la llegada de Hidroaysén y a la industria invasiva, como ha sido la salmonera que ha dejado el litoral de la zona con graves problemas sanitarios, afectando a las familias que viven de la pesca, por ejemplo.

Principales movimientos

En tiempos preelectorales, como el actual, han emergido una serie de movimientos y variados políticos de visita en la zona brindando su apoyo, a través de la prensa, al movimiento que defiende la Patagonia y se han opuesto a la instalación de las represas en los ríos Baker y Pascua.

En tanto, la localidad se encuentra preparando una consulta regional que se llevará a cabo para saber la opinión de los ayseninos mayores de 14 años respecto a la instalación de las represas. Junto a ello, recientemente en febrero, se erigió el Movimiento Regionalista por Aysén.

Independiente de la postura política que haya detrás de estos movimientos, en un clima de evidente aprovechamiento electoral, lo interesante es la capacidad de organización que pueda desarrollar libremente la comunidad, asimismo la necesidad de que se encuentre informada respecto a las repercusiones del proyecto. “Y, lo más importante, que sepa que en Chile es posible la generación de otro tipo de energías alternativas menos invasivas con el medioambiente, como lo es la combinación de energías eólica, térmica y solar”, destaca Juan Pablo Orrego.

Por ahora, las organizaciones, que integran los movimientos más activos que se oponen a Hidroaysén, observan con lupa las acciones que emprenda esta empresa, junto a los de Xstrata que prontamente podría hacer noticia por sus intenciones de querer reflotar el proyecto.

Agradecimientos para la elaboración de esta nota a Juan Pablo Orrego, Director de Ecosistemas, Víctor Formantel y Alonso Núñez ( http://alonsonunez.tripod.com )

Comparte:
  • Print
  • Digg
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Yahoo! Buzz
  • Twitter
  • Google Bookmarks
  • Add to favorites
  • email

One Response to La ciudadanía frente a Hidroaysén

  1. FABIAN dice:

    espero q 1agente q vive alla le respeten sus decrechos a no tener esta contrucion solo destruye lo poco q nos qeda de planeta….x un vil maldito dinero q creo q los q la votaran ya estan mojados con dinero de aquella corruptos,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>