TDLC necesita fiscalizar compra de radios desde libertad de expresión

Radios Horizonte y Oasis

Descarga el Audio

Radio Tierra

El Tribunal de la Libre Competencia finalmente decidió autorizar la compra de las Radios Horizonte y Oasis por Radiodifusión S.p.A., sociedad subsidiaria de Canal 13, imponiendo entre otras condiciones la prohibición de realizar ventas atadas y la obligación de mantener separados los negocios de radio y televisión. El fallo ratifica lo que ha sido la línea del organismo, el cual no ha frenado en sí misma la concentración en la propiedad de los medios, ni sus efectos sobre la libertad de expresión.

De este modo el TDLC resolvió el proceso no contencioso que inició en abril la Fiscalía Nacional Económica, y en cuya argumentación se mencionaban “riesgos anticompetitivos” por “fusión conglomeral” dentro de un contexto de “conglomerado de medios” que operan servicios de radiodifusión FM.

A juicio de María Pía Matta, presidenta de la Asociación Mundial de Radios Comunitarias, el tribunal resguardó más el mercado de la publicidad que la concentración de las frecuencias, que es estratégica para la entrada de nuevos actores en las comunicaciones.

“El Tribunal lo que no hace es inhibir la concentración de las frecuencias en pocas manos, y además en grandes empresas que posteriormente van a vender esas frecuencias, como lo hemos visto en 22 años de democracia. Por lo tanto, el valor de mercado que una frecuencia de radio empieza a tener es brutalmente alta (…) es un veredicto que entiende el mercado o el sistema de radiodifusión tal como está, no lo imagina más allá. Tiene pocos instrumentos para pensar que es un bien de carácter público, que nos pertenece a todos y que está capturado por grandes empresas”, afirmó.

Por su parte, Claudia Lagos, investigadora del Programa de Libertad de Expresión de la Universidad de Chile, explicó el contexto global de concentración de los medios de comunicación y telecomunicaciones, dentro del cual el fallo del TDLC no es sorprendente.

“Efectivamente lo que ha tendido a hacer el tribunal es aprobar las compras, las fusiones, las absorciones o las transferencias de frecuencias, sin mayores restricciones, y cuando ha impuesto restricciones igualmente autoriza las operaciones entendiendo que se resguardaría tanto el mercado publicitario, como también el ámbito de la propiedad de los medios de comunicación. Ha sido el caso cuando Movistar compró Bellsouth, o en de la televisión por cable, o en el caso de las radios con Iberoamericana (Prisa). No es sorprendente en esa perspectiva la resolución cuando autoriza a Canal 13 comprar radios Horizonte y Oasis”, comentó.

Para Lagos se hace necesario un trabajo de incidencia desde los Derechos Humanos para que la institucionalidad encargada de resguardar la libre competencia económica, tome conciencia de que es importante incorporar otras miradas sobre los efectos que produce la concentración en las comunicaciones.

“Es evidente que las prioridades y las preocupaciones tienen que ver con resguardar ciertas cuestiones que con el ámbito de la industria. Por lo tanto, la incorporación de argumentos que tienen que ver con otras vertientes como puede ser las argumentaciones por la libertad de expresión, por el derecho a la comunicación, no necesariamente han sido incorporadas de manera sistemática en la institucionalidad que promueve la defensa de la libre competencia (…) es un trabajo que nos toca hacer desde la perspectiva de quienes trabajamos temas de Libertad de Expresión, es decir sensibilizar a estos organismos públicos”, argumentó.

Por otro lado, la preocupación del TDLC por el mercado de la publicidad no es menos real, en tanto que el grupo PRISA no sólo concentra la mayor cantidad de frecuencias en FM, sino que su crecimiento ha tenido un efecto profundo en la venta de avisaje, y es la causa del escenario que ahora el tribunal busca resguardar con las limitaciones que impuso a la compra de Horizonte y Oasis. Así lo  recordó María Pía Matta.

“Al tener Iberoamericana (PRISA) 211 frecuencias, ellos venden segmentadamente, y por lo tanto pueden ofrecer paquetes de ofertas a las grandes empresas que hacen publicidad, en desmedro de las otras que tienen menos frecuencias. Opera como una gran empresa monopólica, porque concentra contenidos y emiten desde Santiago, por lo tanto hay una inhibición de la libertad de expresión”, cuestionó.

Comparte esta información...
Share on FacebookEmail this to someonePin on PinterestDigg thisPrint this pageTweet about this on Twitter

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *