15M: ¿La Puerta de entrada hacia una Sol-ución?

“No somos anti-sistema el sistema está contra nosotros”

Por. Erick Valenzuela

Ya va más de una semana, de manifestaciones donde miles de personas se reúnen en la Plaza “Puerta del Sol” , como epicentro de una expresión social  que avanza hacia distintas partes del mundo. Las movilizaciones que partieron con un puñado de cientos ya toma la mayoría sino todas las ciudades ibéricas, se calculan  campamentos en 150 localidades españolas: Alicante, Granada, Zaragoza, Barcelona, son sólo algunos ejemplos de un malestar que se ramifica también al resto de Europa principalmente.

Esta indignación social representa una protesta política que no se remite a lo meramente económico pero que detona a partir de la estallido del mercado inmobiliario, lo cuál hizo manifiesto la vulnerabilidad de mercados otrora seguros.  Pero no sólo reventó la bolsa inmobiliaria, también la falta de expectativas de millones de españoles que han dicho basta de un modo de vida que individualiza y que endeuda, que les resta el poco de Estado de bienestar que queda y como señala Atilio Borón “Los jóvenes y no tan jóvenes (…) no son “apolíticos”, o “antipolíticos”, como una cierta prensa nos quiere hacer creer, sino gentes profundamente politizadas que se toman en serio la promesa de la democracia y que, por eso mismo, se rebelan en contra de la falsa democracia, surgida de las entrañas del franquismo y consagrada en el tan aplaudido “Pacto de la Moncloa”, exhibido como un acto de ejemplar ingeniería política democrática ante los pueblos latinoamericanos.”.

Con pancartas como “Re –Evolución”, “Así No”, “Democracia Real Ya”, las reivindicaciones acá planteadas no son sólo por la falta de trabajo o de un hogar sino que sensación de injusticia pasa por sentirse en un espacio que no les entrega garantías de futuro. Por ello el trabajo también  apunta a propuestas hacia un sistema político y económico más justo por ello se “toman la calle para que no los callen”, marcando un punto de inflexión a nivel de organización social que ha permitido visibilizar el hastío que genera la corrupción política,  que desde el inicio de la década hasta el 2009, representaban más de 4.100 millones de euros  que han robado políticos de distintos partidos a entidades públicas, teniendo que desfilar ante tribunales por fraude.

Mientras al otro lado de la balanza son prácticamente 5 millones de cesantes, los que hay en España y entre los jóvenes bajo los 25 años este indicador  alcanza un 43,5%. Éstas son las paradojas de una “democracia” que no parece tal,  y que todo este tiempo estuvo ignorando a los que ahora están en las calles. Por su parte el gobierno que se supone obrero-socialista se ha mantenido expectante sin disuadir el movimiento dando discursos clientelista como el señalar que también son parte de los indignados o que, “Las reivindicaciones y las movilizaciones no nos asustan, nos comprometen a dar las respuestas sociales que necesita la gente para su futuro”.

En todo este tiempo esas respuestas sociales,  no han tenido cabida, por ello el planteamiento, pasa por ver como avanzarán las movilizaciones del llamado 15M, si sólo quedará en la expresión de un malestar social o se materializará en acciones concretas. También es interesante hacer el ejercicio reflexivo sobre como este discurso que no nos es ajeno decanta por estos lados, tal vez sea tiempo de mirarnos y  despertar de forma permanente y no quedarnos en eventos episódicos.

Comparte esta información...
Share on FacebookEmail this to someonePin on PinterestDigg thisPrint this pageTweet about this on Twitter

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *