“La comunidad empoderada debe ser el eje de la reconstrucción de la ciudad que queremos”

Experto colombiano afirma que la reconstrucción puede ser la oportunidad para repensar con la comunidad el modelo de ocupación del territorio que se vio afectado por el terremoto.

En el seminario Lecciones para la Reconstrucción, realizado por ONG SURMAULE, Escuela de Líderes de Ciudad y Sur Corporación, este miércoles en el Centro de Extensión de la Universidad Católica del Maule, Jahir Rodríguez, planificador urbano y ex Director del Programa de Reconstrucción de Armenia, provincia devastada por un terremoto en el año 1999 en Colombia, recalcó, frente a una masivo e interesado público, que no puede haber reconstrucción sin la participación protagónica de la comunidad y de las organizaciones de la sociedad civil.

En Colombia, luego del terremoto que azotó en 1999, la comunidad organizada crea el Fondo para la Reconstrucción (FOREC), entidad formada por ONG`s de la región, organizaciones sociales comunitarias y universidades, con experiencia en liderazgo democrático, participación ciudadana, gestión para el desarrollo,  planificación local y ordenamiento territorial y gestión de proyectos sociales. Ellas fueron las encargadas de liderar el proceso de reconstrucción de Armenia que duró cinco años.

Los colombianos otra vez nos sorprenden

¿Cómo es que se organiza la comunidad en Armenia y logra asumir la reconstrucción?

Con el terremoto nacieron nuevos liderazgos no articulados a partidos políticos, por ejemplo: la señora que ayudó a hacer comidas comunitarias, el señor que ayudó a remover escombros, jóvenes que colaboraron en la seguridad en los albergues. Nosotros identificamos estos nuevos liderazgos y montamos las escuelas de liderazgo democrático, en donde rápidamente empezamos a empoderar a los participantes en temas de democracia, modelos de participación, y especialmente en temas vinculados a la reconstrucción y a  traspasar mucha información. Discutimos con la comunidad cuál era el barrio que ellos querían hacer, las escuelas que querían, qué tipo de vivienda, con plano en mano, y dónde lo querían localizar. Les entregamos el protagonismo a los líderes sociales, apoyados por los gobiernos locales.

¿Cómo se concretaron las ideas  y el financiamiento?

Se resolvieron a través de presupuestos participativos que hemos aprendido de Brasil. En los barrios la comunidad votaba el proyecto que más le gustaba y a esas organizaciones les sacábamos personalidad jurídica y les entregábamos el dinero para concretar sus proyectos, o  las sumábamos con otras que si tenían personalidad jurídica. Así, les fuimos entregando empoderamiento y base jurídica también.

El renacer de los oficios para la reconstrucción

¿Cómo se organiza la reconstrucción física de las nuevas viviendas?

Con la intención de incorporar a la comunidad al proceso de reconstrucción física, se hizo un catastro en los barrios de los diferentes oficios y profesiones que eran necesarios para la reconstrucción. Aparecieron modistas, metalmecánicos, zapateros, panaderos, y resulta que necesitábamos miles de puertas y ventanas para la reconstrucción. Entonces creamos una empresa cooperativa y fueron ellos los que hicieron las puertas y ventanas para todo Armenia, actualmente esa cooperativa se convirtió en una empresa muy grande. También, conseguimos que el pan fuera comprado al panadero del barrio, organizamos huertas caseras con las personas mayores, para ellos era un disfrute. La magia del proceso fue haber entendido que la gente podía hacer el proceso….

Recomendaciones para Chile

¿Qué recomendaría para Chile en el actual proceso de reconstrucción?

Se debe crear un fondo, corporación o entidad que se encargue de la reconstrucción que esté vinculada al gobierno. No se puede hacer una reconstrucción solamente con un presidente y diez ministros a bordo, sobretodo en un gobierno de transición que no sabe cómo opera el Estado; llevan solo 20 días, nunca han estado antes.

Es muy necesario diseñar una estrategia comunicacional, los medios de comunicación van a dejar de hablar de la reconstrucción, pero el problema no ha pasado.  Es muy importante mantener informada a la comunidad de cómo se está avanzando.

Es fundamental convocar a la gente, a las ONG`s. Si no se los llama dentro un mes no van a estar tranquilos. Los tiempos de la reconstrucción son muy distintos para las personas que están en una mediagua que para las personas que estamos en nuestras casas o en un hotel.  Hay que entender eso primero.  Las 24 horas de uno como planificador son muy distintas a las de una familia en una mediagua o albergue que no sabe cuándo se va a ir de ahí.

También, es fundamental que alguien que no está en el día a día esté pensando detrás de uno, por eso los talleres de la ciudad son muy importantes, son los que ayudan a la autoridad o al planificador a resolver el mañana, y advirtiendo el mañana, qué va a suceder, cuáles son los temas importantes, qué está pasando en los barrios.

Y por último, hay que garantizar la transparencia en el manejo de los recursos, si no hay transparencia en ello hay corrupción, que va desde los funcionarios públicos hasta la comunidad.

Con estas recomendaciones desde las lecciones aprendidas,  terminaba la visita de Jahir por Talca, mientras que los participantes se fueron cargados de ideas, interrogantes, y cierta dosis  de entusiasmo por participar en el proceso de reconstrucción del Maule.

Carmen Muñoz Galaz

Periodista

ONG SURMAULE

Comparte esta información...
Share on FacebookEmail this to someonePin on PinterestDigg thisPrint this pageTweet about this on Twitter

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *