¿Qué quiero? Sinceramente, con mis músicos hermanos, promover que nos tomemos el GAM

“Sobre el GAM, Centro Cultural Gabriela Mistral”, por Luis Lebert

“Si vas a pedir el Teatro Oriente o el Teatro Providencia, el señor que lo arrienda te va a decir que vale un millón y medio, además del 30% de la taquilla, nada más y es un privado. Está lucrando con su plata. Pero si vas al Teatro Municipal o al GAM y pides una hora, te dicen que tienes que formar parte de un ciclo, y los ciclos se organizan de la siguiente manera: para un concierto de 200 personas el 25% de lo recaudado va para la Radio Cooperativa, por qué. El otro 25% para el productor Alfredo Troncoso –Macondo–, por qué. El otro 15% es del GAM. Finalmente en el teatro privado te cobran el 30% y si vas a un teatro de la corporación cultural de cualquier parte te cobran o lo mismo o más o el doble o sacas un 40% de la taquilla”.

“En el fondo no queremos un escenario de la Pepsi ni de la Coca cola, ni de lolapartuza. Por la misma razón que no veo “Violeta se fue a los cielos”, porque el afiche dice “Minera escondida presenta:”. Y no tengo ejemplo en la historia de Chile de una entidad que haya hecho más daño en este país. ¿Tengo que tragármela que sean dueños de Violeta?. Y respeto mucho a Andrés Wood pero no puedo superarlo. Lo mismo me pasa con los mega eventos que se llevan millones de dólares. Se llevan la ley Valdés. Toda la estructura cultural que hemos construido se la lleva Madonna”.

“¿Qué quiero? Sinceramente, con mis músicos hermanos, promover que nos tomemos el GAM, que paremos esto. El GAM se construyó a nombre mío –por decirlo de alguna manera– para que ocurra la cultura, pero no tenemos lugar en el GAM, ni en la sala de Talca, ni en San Miguel. Funcionan con el mismo concepto de mercado, donde tenemos que autofinanciarnos. Si tienen que hacerlo así, convérsenlo con nosotros, a ver cómo se hace. Hay que tomarse el GAM; la gente del Comendador tomarse el café concert o por lo menos hacer uno. Los directores de carrera, los directores de todas las universidades de Chile tienen que parar el gueveo. Fui a cantar a las escuelas de arquitectura, ingeniería, economía y biología 10 veces cada una, al pedagógico otras 10, no fue nunca un amigo mío y todos los decanos son amigos míos, esos que le enseñan a los hijos las canciones del Santiago…, y se hacen los huevones, por qué no ponen la mano en la mesa y dicen esta no es la universidad que yo conocí, es una vergüenza”. 

Comparte esta información...
Share on Facebook
Facebook
Email this to someone
email
Pin on Pinterest
Pinterest
Digg this
Digg
Print this page
Print
Tweet about this on Twitter
Twitter

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *